sábado, 31 de octubre de 2009

Dignidad

La dignidad no se consigue fingiendo ante los demás que lo has hecho bien
o acercándote a los que la tienen.
La dignidad se lleva como una piel y se defiende hasta el último suspiro.
La dignidad te hace morir de pie y con la mente intacta.
La dignidad te hace crecer a cada momento y te ayuda a desconectar,
a desconectar de los impostores, de los falsos profetas y artistas, de los falsos amigos, de las falsas amantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.