sábado, 6 de mayo de 2017

Dar tu tiempo


(Para un día cualquiera, escrito el pasado 21 de marzo).

Probablemente sea una obviedad decirlo, pero creo que una de las cosas (por no decir la que más) que tiene más valor es el tiempo de las personas, porque la vida es tiempo, porque el amor es tiempo, el trabajo es tiempo, hasta creerse inmortal siendo muy joven es tiempo, el deseo es tiempo, el error es tiempo, la depresión es tiempo, la creación es tiempo, la memoria es tiempo, la dedicación a cualquier cosa es tiempo... Por eso, creo que es sumamente importante respetar el tiempo de uno mismo y el de los demás. Cuando alguien te presta su tiempo o tú a él o a ella es algo sagrado, te está dando su vida, una parte de ella, un momento, un capítulo de su biografía. Cuando un espectador o una espectadora asiste a ver una obra tuya te está confiando su tiempo... Me parece una gran responsabilidad. Cuando un lector o una lectora te lee te está dando su tiempo... 

Y dentro de lo mismo también se encuentra la ingente cantidad de tiempo, de años que podemos emplear en llevar a cabo la creación del tipo que sea... Le damos a cada lector o lectora un capítulo importante de nuestro tiempo, de nuestra vida, de nuestros sacrificios, de nuestros sueños truncados o de todo aquello que dejamos de hacer igualmente... Hoy es el día de la poesía, pero también es el día de las vidas gastadas y de los sueños rotos, de tanto tiempo empleado irrecuperable...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.