sábado, 6 de mayo de 2017

Lugares...

El radical siempre quiso ser el primero de la clase en algo, por exceso o por defecto. Así que tranquilo, no desesperes si no eres el más radical, porque si eres de izquierdas, por más que te esfuerces, siempre habrá alguien más de izquierdas que tú, y si eres de derechas, también habrá siempre alguien más de derechas que tú. Creer en algo a lo bestia y mantener la intensidad a pleno rendimiento todo el tiempo es una carrera de difícil conclusión, y los que han visto el último grado de la radicalidad pertenecen a un club muy selecto, y creo que no lo soportarías. Y si eres un radical de centro, esto es, de los que crece en círculos concéntricos o cree en el justo medio, pues en ese caso siempre puedes encontrarte con alguien todavía más en el exacto centro que tú, demostrando una equidistancia milimétrica radicalmente envidiable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.